Deslokalizando

La semana pasada me llamó mi pariente Javier porque quería comentarme que iba a emprender una empresa con un socio. Con casi todos los clientes en Madrid y siendo navarro desde los pies a la cabeza dudaba donde dar de alta la empresa. En el fondo lo que le pasaba es que no quería hacer lo que debía, que era dar de alta la empresa en Madrid, porque además va a pagar menos impuestos que aquí.

Este gobierno le ha dado la vuelta al Fuero Navarro. El Convenio económico recoge la obligatoriedad de que la carga impositiva sea similar en Navarra y el estado. Los riojanos que nos llamaban paraíso fiscal y nos amenazaban con ir a juicio para anularlo ya no tienen ese argumento. El caso es que yo pensaba sino sería conveniente ahora que alguien fuera a juicio para denunciar que la carga impositiva en Navarra es superior a la del estado. Pero ¿quién se va a meter en ese lío? Los riojanos no. Por cierto, ahora pagan menos impuestos que nosotros. Casualmente, o no, es la provincia donde más ha subido la creación de empresas este año. En España ha repuntado la creación de empresas un 13%  hasta agosto. Y ¿qué pasa en Navarra? La respuesta es que este año se han creado un 4,4% menos sociedades que en 2015. Pero es que en 2015 ya tuvimos un descenso del 8% sobre 2014. El afán recaudatorio de la Hacienda Foral se encuentra enfrente con la capacidad de las empresas de instalarse donde les convenga. Al final, los paganos, impositivamente hablando, son los que no pueden moverse. Y no es solo los impuestos que se paguen hoy, cuenta también la impresión que dan nuestros gobernantes de sus intenciones a futuro. Las cuáles no pronostican kambios de rumbo.

Este año mi asociación Cociudadana ha vuelta a realizar el Panel de Tendencias de Navarra. Estudio sociológico en el que aportan sus visión de los retos de Navarra más de 140 expertos de todos los ámbitos políticos, económicos, culturales y sociales. Ojo al dato: el 67% de los panelistas creen que la deslocalización de empresas es el mayor riesgo para la economía Navarra. Recientemente la Universidad de Navarra ha presentado un informe elaborado por Deloitte en el que medían su impacto en la comunidad foral. Nada menos que 292,2 millones de euros al PIB navarro y 5.177 empleos directos. Todo ello con sus respectivos impuestos para nuestras arcas públicas. No se pueden mover así como así, pero sí pueden, y además lo hacen, invertir en otras provincias como la nueva clínica de Madrid.

Recomiendo a nuestros gobernantes el libro “Por qué fracasan los países; Los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza” de D. Acemoglu (prof. del MIT) y James A. Robinson (prof. Univ. Harvard). Resumir las 589 páginas en el espacio que me queda no es fácil pero lo voy a intentar. La causa del fracaso de los países son las instituciones económicas y políticas extractivas. Una élite más o menos numerosa parasita a una mayoría más o menos oprimida (desde los emperadores romanos a las dictaduras actuales pasando por los estados colonizados de América, África y Asia). Por el contrario, la prosperidad, en el largo plazo, aparece gracias a las instituciones económicas y políticas inclusivas. Son las que permiten que los emprendedores puedan desarrollar su potencial y generar riqueza.  El ejemplo que más me ha llamado la atención es el motivo por el que Venecia se ha convertido en un museo. Una de las principales causas de la expansión económica de Venecia fue la “commenda”. Acuerdo empresarial formada por un socio sedentario (capitalista) y un socio que viajaba (a comerciar con Asia). El segundo se jugaba el pescuezo, el primero el capital. El éxito de esta fórmula llenó Venecia de palacios. Pero no solo eso: la influencia de los nuevos ricos hizo que el Dux cediera poder en favor del recién creado Gran Consejo. Esto funcionó hasta que en 1297 se instauró la “serrata”. La cuál hacía el Gran Consejo hereditario. Una de sus primeras medidas fue prohibir la “commenda”, subir los impuestos y nacionalizar el comercio.  Empezó su declive económico que continuó hasta ahora. Hoy los venecianos hacen pizza y helados para los turistas.

 

Carlos Medrano es economista en

www.eximiaconsultores.com

 

Posted by Carlos Medrano


Scroll to Top