Value vs. Growth

Llevo un par de años siguiendo a los fondos de inversión españoles que juegan en la Champions League de su sector; Cobas, Azvalor, Magallanes, etc. Economistas que juegan al nivel de los históricos Warren Buffet o Ray Dalio, algunos de ellos con unos resultados históricos superiores a los índices bursátiles (Ibex, S&P, Eurostoxx, …). Eso significa que son capaces de seleccionar acciones mejores que las mejores empresas, que son las que constituyen esos índices. Estuve tentado de meter algunos ahorrillos en dichos inversores pero me decanté por otras opciones por causas que no vienen ahora al cuento. El caso es que tengo la mala costumbre de analizar mis decisiones y ver qué tal me hubiera ido si hubiera elegido la pastilla azul (o la roja como en Matrix). Y digo que es errónea porque no tiene ninguna utilidad práctica, ya que nada se puede hacer para rebobinar el pasado.

Ver en directo a esta generación de economistas es una maravilla, siempre que puedo voy a sus presentaciones en Pamplona y les sigo en redes sociales, especialmente en Youtube (muy recomendable). Hace pocos años no existían charlas porque este tipo de gestores trabajaban exclusivamente para los ricos. Se ha democratizado la inversión en bolsa porque son accesibles. Los bancos ya no dan valor a sus clientes (por los bajos tipos). Y estos han salido a buscar mejores opciones. Estos inversores estrella son “value”. El “value” es la escuela de Benjamin Graham que le hizo rico tanto a él como a otros, entre ellos a su alumno más brillante, Warren Buffet. En resumir diré que se basan en que el mercado es esquizofrénico, siempre sobreactúa, tanto cuando va mal como cuando va bien, pero en el largo plazo prevalece el valor real de las acciones. Así pues, su arte consiste en elegir acciones castigadas o no reconocidas en su valor real, comprarlas baratas y luego venderlas caras. Sus inversiones típicas son de calidad máxima, algunas muy aburridas, tipo concesionarias de autopistas, eléctricas, alimentación, etc. Los value son sabios de la inversión. Enfrente de los “value” están los growth, que son los que eligen las acciones por su capacidad de crecimiento. Compañías en fase de expansión. El caso típico son las tecnológicas. Es un tipo de inversión de meter el dinero, recoger la revalorización y a otra cosa.  El perfil del gestor del fondo es el típico especulador de las películas de Wall Street.

¿Qué ha pasado para que los value lleven casi dos años con pérdidas?  Mi hipótesis consiste en que la hinchazón generada por el manguerazo de liquidez de todos los bancos centrales del mundo genera tal confusión y tal cantidad de dinero que nadie se para a analizar si las inversiones son de calidad o no. ¿Para qué molestarse en estudiar en profundidad 10 años de los balances de las empresas si podemos comprar tecnológicas de moda? Dinero fácil, dinero que entra a raudales, pero dinero sin una reflexión suficiente. Si esto no es una burbuja que baje Dios y lo vea. Estamos en la era de los growth. Los value esperan al largo plazo, pero como decía Keynes, a largo plazo todos muertos. Entonces, si tengo razón, hasta que no se corte el exceso de liquidez de los bancos centrales no habrá racionalidad económica que valga. Igual me equivoco y empiezan a subir. Igual si se pincha la burbuja de las inversiones growth la gente le da por mirar las value. Pero mientras no se cierre el grifo de la liquidez no se va a pinchar nada, es decir, va a seguir todo igual. Es una aberración económica, los tipos bajos generan empresas zombies. Como el dinero es gratis no se acaban de morir, y al no hacerlo no permiten florecer a las empresas que lo han hecho bien. Cuando un árbol viejo cae y se pudre, contribuye a alimentar a los arboles jóvenes y el bosque se regenera.

Mi amigo Abel (compañero de pupitre en la UPNa) dice que soy demasiado pretencioso. Puede que sí, pero lo que si es cierto es que vemos como lo que hemos estudiado en la Facultad no sirve para nada. Y eso es así porque estamos viviendo un momento histórico en el que se ha dado la vuelta al sentido común y ahí seguimos. ¿Qué sentido tienen los tipos de interés negativos? Se supone que sirven para coger un dinero y el año siguiente devolverlo pero quedándose el prestatario con una parte del capital (igual a ese tipo de interés). En fin, el año pasado la Reserva Federal comenzó a subir tipos, pero este año le ha dado la vuelta y ha comenzado a bajarlos por el riesgo de recesión en los USA. Me da que la cosa va para largo.

 

 

Carlos Medrano Sola es economista en

www.eximiaconsultores.com

 

 

 

 

 

Posted by Carlos Medrano


Scroll to Top